SOCIEDAD

“Pueden besarse aquí”, la campaña artística en La Plata que se inició como un trabajo práctico

Por Mariana Sidoti para 0221.com.ar

Se trata de un grupo de cinco estudiantes de Bellas Artes que diseñaron una intervención callejera en el marco de un trabajo para la facultad y el mensaje trascendió: ahora empapelan las calles de la ciudad con esta frase de empoderamiento y resistencia frente a los cada vez más frecuentes ataques contra la comunidad LGBT: “Pueden besarse aquí”. 

LEER TAMBIÉN
Berisso: Agredieron a dos lesbianas en plena vía pública y no le quisieron tomar la denuncia

En Argentina existe la ley 26.618 de Matrimonio Igualitario, que después de una larga lucha del colectivo LGBT+ en 2010 habilitó a las personas del mismo género a contraer legalmente matrimonio civil. También está la ley 26.743 de Identidad de Género, sancionada en 2012, que como premisa básica reconoce la identidad de género de las personas y garantiza que todas y todos aquellos que lo requieran, puedan modificar su DNI y ser tratados conforme a  lo que ese documento consigna. Incluso, retrotrayéndonos en el tiempo, puede citarse la ley 23.592 de Actos Discriminatorios, que data de 1988 y reprime los “actos u omisiones discriminatorias determinadas por motivos como raza, religión, nacionalidad, ideología, opinión política o gremial, sexo, posición económica, condición social o caracteres físicos”. Sin embargo nada de esto logra frenar la escalada de violencia que sufren las personas gays, lesbianas travestis, bisexuales, no binarias e intersexuales en la calle, generalmente por hombres, que incluyen desde maltrato verbal hasta feroces golpizas por un único motivo: el odio.

Con la condena de la joven lesbiana Mariana Gómez en el marco de una causa por “resistencia a la autoridad”, un grupo de jóvenes estudiantes de Bellas Artes en la UNLP decidió comenzar un proyecto de intervención para un trabajo de la materia “Artes Combinadas y Procedimientos Transdisciplinarios”. Querían “llegar a la gente de una manera que no fuese agresiva”, mostrar no solo lo negativo sino ir por la positiva en cuanto a los derechos adquiridos. Así se les ocurrió la idea del afiche con una consigna simple, “Pueden besarse aquí”. Empezaron a pegarlos en la facultad, un ambiente que les daba seguridad, pero terminaron pegándolos en muchas otros rincones de La Plata. “Cualquier persona heterosexual no siente que sea peligroso besarse en un espacio público. Para las personas LGBT+, sí”, explica con simpleza Brenda Ichida, una de las creadoras del proyecto, en diálogo con 0221.com.ar.

La joven cuenta en pocas palabras el objetivo de la intervención: “Que la gente de la comunidad sienta apoyo y no la discriminación constante que reciben. Es súper sencillo, es una movida de amor y compañerismo más que otra cosa. Recién estamos empezando y queremos que esto se expanda, por eso hicimos un Instagram y vemos que al gente se copa: con internet es mucho más fácil llegar”, asegura. En la materia de Artes Plásticas, que apunta a los temas sociales y de género desde el punto de vista del arte contemporáneo, las profesoras hicieron un seguimiento y les sugirieron “masificarse”. Por eso este grupo de jóvenes, integrado además por Nahir Inza (de Tandil), Iara Bojanich, Pilar Baigorri Agustina Baglioni (La Plata), decidió dar un segundo paso y copar la ciudad de afiches

“Nosotras creemos que es algo re común encontrarnos con gente lesbiana, transexual, transgénero… En otras facultades o ambientes quizá no están tan acostumbrados a compartir con gente de otra orientación sexual o identidad, y por eso el proyecto: sirve también para concientizar”, plantea Brenda, aunque acota que “todavía seguimos marcando algo que es evidente”. Y es cierto: un beso en una esquina sigue siendo un beso sin importar quién lo dé; sin embargo, continúan dándose ataques de odio por identidades de género como el pasado jueves en Berisso, donde una joven lesbiana recibió un escupitajo, piñas y amenazas de muerte de un hombre simplemente por estar mirando un video con su compañera, y por lucir distinto a como se supone que debe vestirse una mujer. 

En un marco de odio creciente contra la población LGTB+, pero también de fuerte activismo y exposición en las redes, la gente empezó a pedir afiches y stickers para distribuir en sus localidades. La Matanza, Tandil, La Pampa son algunas de las zonas que pidieron ser tenidas en cuenta: “Por eso comenzamos a vender para expandirnos, sobre todo afiches y stickers, con las frases Pueden besarse aquí y Si lo que te molesta es el amor, el problema lo tenés vos. También fomentamos el hashtag #PuedenBesarseAquí, con fotos de besos o de lo que quieran, para difundir el mensaje en las redes”, agrega Brenda. 

La idea es pegarlos en paredes de lugares públicos, en lo posible grandes y visibles para que puedan leerse desde lejos. El proyecto arrancó hace apenas un mes y en Instagram ya cosecha más de 600 seguidores. “Estamos muy abrumadas y contentas con la salida que tuvo”, asegura Brenda, que junto con sus compañeras sigue apostando al crecimiento del proyecto. Así este espacio de besos sigue creciendo, empoderando no solo a aquellas personas que reciben comentarios, miradas denigrantes o golpizas por besarse en público, sino también animando a aquellas que aun permanecen dentro del clóset del miedo y la vergüenza. Y rescata el concepto de una vieja consigna que pareciera ser inmortal: la calle es de todos, de todas… y de todes. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s