Opinión

Las expectativas económicas se corrieron para el año entrante; también las dudas financieras

Por Ricardo Rosales

Las expectativas económicas pasaron todas para el 2019. El Gobierno espera una recuperación a partir del segundo trimestre próximo, mientras que buena parte del mercado se pregunta por los ruidos políticos de la votación presidencial de octubre del 2019 y si volverá a la dolarización por el riesgo electoral.

LEER TAMBIÉN
Pronóstico pesimista sobre el dolar para el 2019 encendió las alarmas

En los comandos electorales proliferan estrategias y pronósticos, enroques, promesas y relatos de todo tipo, la mayoría sin sustento real, basados en supuestos o algunos argumentos teóricos o ideológicos, que imaginan cosechar apoyos en medio de la recesión actual. La incertidumbre, en realidad, hace inviable un pronóstico certero y en especial sobre cómo seguirá la economía.

No solo la Argentina, sino el resto del planeta vive en medio de incertidumbres que pasan desde la guerra comercial entre China y los EE UU, a los temores de una desaceleración global, pérdidas de empleos tradicionales o crisis política en alguno de los países más desarrollados.

Las mieles del G20 duraron apenas unas horas para el presidente Mauricio Macri. El riesgo país de la Argentina subió otra vez en los mercados financieros, perforando los 700 puntos básicos, potenciado por los interrogantes políticos del 2019 y el mar de fondo internacional.

La curva de rendimiento de largo plazo de los bonos del Tesoro norteamericano alertó sobre una eventual desaceleración económica y a esto se sumaron otros datos de la coyuntura: la mayor demanda de cobertura, el conflicto chino-norteamericano tras la detención de una directora de Huawei, la caída del precio del petróleo y otro posible recorte de la producción de los miembros de la OPEP, o los ruidos con el Brexit. Estos y otros movimientos de los mercados alejaron a la Argentina de una posición mejor.

La reputación financiera del país está por el piso más allá del respaldo político de los líderes del G20 a la gestión macrista. Las escasas novedades económicas de estos días indican que el mercado espera una baja de la inflación anual: del 30,6% anterior a 28,6% actual en la encuesta REM del Banco Central. Las encuestas privadas mencionan un índice de 2,9% para el mes pasado.

Y respecto del nivel de actividad, la caída se estaría desacelerando y algunos sectores como el campo, empiezan a mostrar variaciones positivas. Es decir, la recesión continúa, pero los datos de octubre son menos malos que los de septiembre. Con octubre, se cumplirían siete meses de caída del nivel de actividad. El Banco Central por su parte anunció que dejó de lado el piso de 60% para la tasa de interés, que en principio debía regir en diciembre.


El anticipo tiene que ver con la expectativa de sendero de precios a la baja que monitorea las autoridades monetarias y el Fondo Monetario. Hubo alguna tensión de suba en la cotización del dólar.


Otras noticias del lado judicial también afectaron al mundo empresario: los procesamientos del banquero Jorge Brito y del industrial Paolo Rocca, volvieron a originar incertidumbre en otros jefes de los negocios.

El primero está vinculado al caso de la defraudación de la imprenta Ciccone y el ex vicepresidente Boudou, y Rocca a la causa de los cuadernos por el pago de coimas a funcionarios K.

El impacto en los mercados fue inmediato con fuertes bajas en las cotizaciones de las acciones de empresas de Techint y el banco Macro, aunque se extendió a otros grupos que están en la mira de la justicia, como Pampa Energía. Ahora el juez Bonadio sumó en la causa con un pedido de indagatoria a Franco y Gianfranco Macri, padre y hermano del Presidente. También al empresario Eduardo Eurnekian.


Por el lado de las noticias positivas se encuentran la reducción del déficit comercial con Brasil. Un informe del Ministerio de Industria y Comercio de ese país informó que las exportaciones argentinas llegaron a 930 millones de dólares en noviembre último, y las importaciones a un valor similares, de 934 millones de dólares. Las ventas al exterior de carne argentina llegarían este año a unos 1.900 millones de dólares, con un 47% más que el año anterior. La recuperación tiene que ver con la demanda de China que explica casi la totalidad de la expansión.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s